Encyclopedia of Life

eol.jpg

A Wikipedia le ha salido un hermano pequeño en lo conceptual, pero mucho más pretencioso en lo referido a su alcance. Se trata de la Enciclopedia de la Vida, un proyecto “comprehensivo, colaborativo, en contínuo crecimiento y personalizado”, según explican sus responsables. Siguiendo con la definición oficial, Encyclopedia of Life pretende hacer “accesible toda la información clave sobre la vida en la Tierra para todo el mundo y en cualquier lugar”.

Básicamente es un “ecosistema de sitios web” cuyo objetivo es la creación de una enciclopedia en constante evolución que vive en la Red y que se nutra de las aportaciones de científicos y otros perfiles técnicos a media distancia entre el profesional y el aficionado (lo que se ha venido a denominar el mundo pro-af)

Como decía al principio del post, la intención de agregar en un sólo sitio todos los conocimientos biológicos conocidos hasta ahora no deja de ser un objetivo pretencioso (según se mire, hasta maligno… ¿no es la descentralización de Internet uno de sus puntos fuertes?), aunque virtualmente es posible.

El nivel de dificultad en la consecución de los objetivos es altísimo, dudo que el prestigio en juego y el deseo comunicar nuestros conocimientos sean suficientes como fuerza motriz que ponga en movimiento a la (ingente, incalculable) cantidad de expertos necesarios para concentrar todo el conocimiento de un campo tan profundo como la biología en un mismo sitio.

De todos modos, la lista de científicos asociados al proyecto, entidades e instituciones colaboradoras y otros contribuyentes es a día de hoy extensísima. En cualquier caso habrá que esperar para observar la evolución del proyecto. Mientras tanto, ¿qué les parece la idea?.

RSS
Follow by Email
Facebook
YouTube
LinkedIn

Un comentario en “Encyclopedia of Life

  1. En mi opinión, agregar no es maligno: maligno sería que todos cerrasen menos un único web. Agregar es poner orden más allá del que, por ahora, consiguen los buscadores y, por tanto, loable 🙂

    Sin embargo, entraba a comentar no por esta parte sino, precisamente, sobre el nivel de dificultad de encontrar esa fuerza motriz para llevar a cabo el proyecto.

    Y creo que la respuesta la das tú mismo al decir que se dirige a un mundo pro-af. Creo sinceramente que igual que ha habido un cambio en el mundo de los contenidos y el márqueting gracias a la figura del prosumidor, el pro-af no deja de ser lo mismo pero a nivel, llamémosle así, académico. Tanto una figura como la otra son nuevas hibridaciones generadas a raíz de la famosa web 2.0 que, creo yo, están aquí para durar.

Deja un comentario