Más madera: la web como entorno divulgativo

En el fondo nunca hemos dejado de mostrar ejemplos de cómo la web de utiliza como entorno de aprendizaje idóneo. Hoy seguimos en esta línea con dos nuevos ejemplos destacables.

Leo en Otro Blog Más que algunos de los más reputados profesores de Economía norteamericanos han comenzado a asaltar la blogosfera, y no para denostarla ni para ponerle objeciones, sino para utilizarla como plataforma de divulgación. Según la agencia de noticias Reuters, nombres como Daniel W. Drezner, de Tufts, Dani Rodrik, de Harvard o Brad DeLong, de la University of California at Berkeley (¿algún experto en la sala sabría decirnos qué importancia tienen estos nombres dentro de la comunidad internacional?) mantienen blogs propios que actualizan de forma habitual con contenidos de calidad. Este uso del blog como herramienta de divulgación, como plataforma de educación en línea y lanzadera de nuevas ideas no es tan común entre ciertos sectores de la eduación como nos gustaría: normalmente la falta de tiempo es el peor enemigo para los profesionales que ocupan las ramas más altas del árbol.

Tras iniciativas como esta se esconde un profundo debate: ¿cuál es la moneda de cambio cuando un profesional de cierta altura realiza el sacrificio de mantener un buen blog actualizado? Para muchos es la publicidad, pero habitualmente este tipo de recompensa es la que esperan autores de blogs más bien populistas, que buscan el éxito en visitas por encima de todas las cosas. Lo que, a mi juicio, esperan recibir a cambio autores como los anteriormente mencionados es simplemente prestigio, y esta es una de las claves del carácter esta web 2.0 de la que tanto hablamos. Es la moneda de cambio para los profesionales especializados en un sector muy concreto, la visibilidad y la oportunidad de prescribir opiniones es lo que mueve a muchos autores a invertir una parte importante de su tiempo en publicar un blog. Por mucho que en ocasiones (que suelen estar relacionadas con la falta de transparencia y de humildad, con las prácticas comunicativas poco sanas) el hecho de tener un blog puede jugar en contra del autor. En el fondo, así como la red es una proyección digital de nuestra propia sociedad, hay quien gana puntos cada vez que opina y quien, por el contrario, acumula enemigos al expresar sus pareceres.

Volvemos ahora al sector español de la web. Cuenta José Luis Orihuela como un grupo de alumnos de la Facultad de Periodismo de la Universidad CEU de Elche acaba de poner en marcha un pequeño diario electrónico, CEU Elche Digital, con el objetivo de enfrentarse cuanto antes “a la tiranía del reloj”. Precisamente es el ámbito académico de la comunicación donde se hacen más imprescindibles la Tecnologías de la Información y la Comunicación, como es lógico. La oportunidad que este grupo de 30 estudiantes tiene de acostumbrarse a las dinámicas de trabajo y los problemas que surgen a la hora de trabajar en un medio de comunicación digital (en un entorno autogestionado, pero no por ello menos competitivo y problemático) es de gran utilidad par su adquisición de competencias.

Quizá alguno de ustedes podría objetar que eso mismo ya se hacía en las facultades en los tiempos del papel, con publicaciones universitarias de corto alcance. Pero hay una diferencia que cambia radicalmente la situación: la audiencia de CEU Elche Digital es potencialmente mucho mayor que la de cualquier publicación de carácter local en papel. Eso confiere al proyecto una sensación de importancia y realismo que no se percibía en la vieja escuela. Y qué demonios, Dios no lo quiera, pero si alguna desgracia ocurriera en esa universidad de Elche, todos y cada uno de nosotros tendríamos a los estudiantes de Periodismo en el punto de mira: se convertirían, de la noche a la mañana, en los comunicadores con información más valiosa y cercana al hecho noticioso. Antes también habrían quedado en la misma posición, pero nosotros, los lectores ajenos al entorno universitario de Elche, nunca hubiéramos podido llegar hasta ellos.

RSS
Follow by Email
Facebook
YouTube
LinkedIn

10 comentarios en “Más madera: la web como entorno divulgativo

  1. Hombre, yo diría que no es *exclusivamente* la búsqueda de prestigio: también la conversación, tanto entre expertos como con el público en general, anima la creación del blog. Una conversación pública que, nos podemos poner socráticos, es elemento clave en la adquisición y generación de conocimiento.

  2. Hola César.

    Tienes toda la razón, no quería expresar que la búsqueda de prestigio fuera excluyente del deseo de construir un conocimiento compartido. Más bien quería dejar claro que ese prestigio es “uno de los” motivos más valiosos para meterse en el serio asunto de publicar un blog potente.

  3. Hola, Carlos.

    Quería comentarte algunos pensamientos desde la más absoluta pequeñez de quien no tiene blog, por eso de no crearme enemigos.
    🙂

    Daniel W. Drezner es un pensador habilísimo y, a mi juicio, uno de los mejores intérpretes de la influencia de los blogs en las Relaciones Internacionales, la economía y la organización política. Se ha aproximado a ellos hace ya varios años sin que la fascinación le impida la mirada crítica y la disección útil, estés de acuerdo con él o no. Y un acercamiento cauto se agradece siempre en momentos de extrema efusión (éstos).

    Cosas que me ha sugerido la noticia que divulgas: a) me apena pensar que los bloggers puedan subir el listón de consideración de un académico sólo en el momento en el que Reuters divulga que es

  4. COMO IBA DICIENDO…
    🙂

    …“uno de los nuestros” (no estoy diciendo que haya pasado, sólo presiento que pueda pasar; b) la falta de tiempo, ahí coincido, es el primer impedimento para que un profesor cree un blog, pero el segundo, a veces, es el pensamiento reticente de que se ha creado una “burbuja blogosférica” que casi obliga a meterse dentro ante el riesgo de quedar convertido en nadie, que tiende a magnificar la visibilidad por encima de otras cualidades y que estimula a los alumnos –especialmente los de Periodismo- a expresar sus idas y venidas antes que a escuchar y a interpretar las de los demás; c) creo que va siendo hora de abrir un blog. Si no puedes con el enemigo, únete a él, especialmente si Drezner está del otro lado.

    Un saludo, aquí tienes uno de los artículos de Drezner en pdf:
    http://www.danieldrezner.com/research/blogpaperfinal.pdf

  5. Myriam, un millón de gracias por la información aportada 🙂

    Yo creo que Reuters da salida a este tipo de cosas cuando son realmente noticiosas. Es decir, si una agencia de noticasi tuviera que publicar un teletipo cada vez que se abre un nuevo blog, la saturación sería brutal

    Ahora, si tres eminencias de un campo coinciden en tiempo a la hora de empezar sus blogs, la cosa me parece importante 🙂

    Ánimo con tu blog 🙂

  6. Myriam, eso que cuentas, que es un peligro real, muy muy real, no deja de ser el traslado a un nuevo medio (la blogosfera) del ‘buddy system’ que ha pervertido todos los sistemas hasta ahora. La única ventaja que apunta el blog es que el coste de acceso es menor y que la telaraña de enlaces es más explícita, con lo que el análisis de las redes sociales es más fácil y (toquemos madera) el sistema *un poco* más transparente.

    Pero sí, el que suponga que la blogosfera es la panacea… se equivoca gravemente.

  7. Hola. Me llamo Juan Ramón y soy profesor de ESO en un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme. Bien que encuentro estos comentarios porque no es muy frecuente reconocer que se está distorsionando la importancia de las tecnologías en el aula. Estoy diseñando una web, pero el día que la termine no tengo claro que vaya a subir la calidad de mis clases. Escucho cosas sorprendentes de “ponga un blog en su clase para que sus clases cambien”, pero para que las clases cambien lo que tiene que cambiar es la mentalidad del profesor. Si os cuento cosas de algún compañero con blog, os partís de la risa. A veces se buscan las nuevas tecnologías para conseguir una modernidad que es falsa y me atrevo a decir que contraproducente. Nadie habla del tiempo que se pierde en determinadas herramientas que después no tienen retorno educativo. Que no sirven para enseñar mejor pero que permiten al centro decir “mira cuántas cosas hemos hecho”. Y eso se ha traducido en el profesor trabajando el doble, el doble de quemado, y en los alumnos no ganando mucho con ello. Toma Slideshare, por ejemplo. Es lento, no funciona bien. Pero si no tienes algo colgado ahí, es que no te enteras de la historia. No eres moderno. Y así con mil historias más. La presión debe hacerse sobre el profesor para que esté abierto a las novedades. Pero en Internet y fuera. La ayuda también debe prestarse en este sentido. Para que haga bien su trabajo. No para que su trabajo sea visible obligatoriamente en Internet ni para que trabaje el doble sin una verdadera justificación. Muchas veces las tareas más importantes ni de lejos se acercan al ordenador. Se está perdiendo el norte y el norte es el alumno, persona no virtual, no el docente y su figura.

  8. Hola, Juan Ramón.

    También soy profesora, y a pensamientos como los que tú tienes me refería yo más arriba. Pero quizá conviene matizar algunas cosas para que nadie se sienta ofendido. La “modernidad” en el aula no pasa por una tecnología o uso tecnológico concreto, sino por una actitud ante la enseñanza. Ideas como la visibilidad y autoridad, que ahora se resaltan bastante, tampoco me gustan demasiado: ¿debo dedicarle energía y tiempo a que se vea lo que hago o a que mi trabajo tenga efectos positivos? ¿Debo buscar la autoridad o un trato horizontal al máximo con los alumnos? Lo ideal es una mezcla de las dos cosas, pero desde luego si hay que optar uno se queda con lo segundo. Hay profesores con blogs fabulosos que también saben esto, y en general lo sabe todo el que usa las NNTT de modo racional, reconociendo sus ventajas e inconvenientes como hacía César más arriba. El problema es quizá el clima general de confianza excesiva en los fenómenos digitales (bueno, yo lo veo así) o la descripción acrítica de los mismos. Paradójimamente, eso impide que tales fenómenos sean empleados al máximo de su potencial, ayudando a cambiar de verdad las cosas.

    Supongo que hay que resistir a las presiones, identificar las necesidades reales que tienen los estudiantes y procurar cubrirlas con los elementos al alcance, virtuales o no. Tienes razón, hay algunas herramientas muy celebradas que a veces no van bien. Pero hay otras sin las que a estas alturas reconozco que ya no sabría trabajar, como Delicio.us.

    Por mi parte, creo percibir que se va diluyendo el blogcentrismo y que ahora se habla más de una Internet con numerosas opciones: las redes sociales, myspace, los wikis, los agregadores, los feeds, los mashup, el microblogging, los micromedios… Y claro, también los blogs. Me parece una visión más cercana a la realidad.

    Como tú, tengo un sitio en construcción desde hace tiempo. También creo que cuando llegue no cambiará demasiado mi manera de dar clases…

    Un saludo. Da gusto que antiguos comentarios revivan de forma tan abierta.

  9. Mi nombre es Omar, de 25 a os, soy estudiante egresado el cual trabaja como capturista y digitalizador. Espero tomen en cuenta el comentario. Especialmente en mi pais llegamos tarde a la blogosfera y recien quiza estemos cayendo en todos los defectos que tiene .Por eso encuentro su comentario interesante porque advierte de problemas que se puedan dar y no pienso que por alla se haga critica suficiente de eso.Pero pienso tambien que si noes a traves de los blogs como es que puede ense arse ciberperiodismo en el aula y como podemos participar y que se nos haga en cuenta, no le parece , por lo menos de esta forma lo hemos conseguido y no veo que haya ninguna otra.
    Este comentario que hago es sin afan de molestar a nadie, gracias por su atencion.

  10. Yo enseño a crear blogs, pero intento que no sean el único proyecto práctico de la asignatura que imparto, periodismo digital. Me parece necesario combinarlos con ejercicios de equipo donde el yo se diluya más, como ocurre en la vida real del periodista (creo).

    En esta línea, tiro hacia publicaciones como la que mencionaba Carlos más arriba (CEU Elche Digital). Para mí el ejercicio ideal es el de un periódico de clase.

    ¿Qué dónde puede participarse? Ahora puedes expresarte en infinidad de sitios. Pienso por ejemplo en Soitu, que te permite hacer periodismo e incluso paga por ello. Pero hay muchos más.

    Tus comentarios no molestan nada, gracias por hacerlos.

    Saludos.

Deja un comentario