Comunidades virtuales para estudiantes

Aprovecho la referencia que hicimos ayer a las comunidades virtuales de estudiantes para explayarme en este asunto. Leo en Wired un interesante artículo sobre el tema cuyo titular y entradilla merece la pena reproducir:

No se lo digas a tus padres: las escuelas abrazan MySpace
Robert Andrews 04.19.07

Algunas escuelas prohiben las redes sociales por suponer una pérdida del tiempo de clase o para proteger a los estudiantes de los tipos raros. Pero, como parte de una tendencia mas amplia hacia una enseñanza menos ‘top-down’, otras instituciones colocan herramientas como MySpace, Bebo o Facebook en el currículum. Y los profesores dicen: Gracias por el ‘add’.

Cuatro líneas son suficientes para plantear una dicotomía que se nos antoja eterna: ¿apoyar o censurar el uso de redes sociales como parte de la enseñanza? No seré yo quién decida por ustedes, por supuesto, pero quizá pueda echarles una mano a la hora de tomar la decisión. Ahí va un poco de información al respecto.

Desde luego, el caso de MySpace pasa por ser el más polémico de todos. Tremendamente popular entre un ranto de edad de entre 16 y 28 años, el éxito de MySpace reside en su capacidad de conectar jóvenes con intereses similares entre sí. En principio es una red social donde impera el ocio, las ganas de conocer gente, el humor, la música… Como dice un famoso slogan entre los usuarios: “parecías más guapo en MySpace“. Es decir, para los que estamos registrados en esta red, MySpace es una forma de proyectar lo que nos gustaría ser, cómo nos gustaría que nos vieran desde fuera, y lo que nos gustaría conocer.

Hasta aquí el universo casi inabarcable de posibilidades ociosas que ofrece MySpace. Pero claro, siempre hay quien le saca partido a todo. Como parte fundamental de la vida de los jóvenes, la Universidad tiene cierta presencia en esta red en la medida en que algunos usuarios se esfuerzan en crear perfiles para aglutinar a sus compañeros de clase, de centro universitario, etc. Poco más que decir del aspecto educativo de esta red, es prácticamente nulo.

En cambio, el resto de redes sociales ha aprendido mucho de MySpace. De acuerdo, no nos ha enseñado nada en cuestión de educación, pero es cierto que del éxito de MySpace muchos hemos aprendido cómo gestionar comunidades de usuarios, dónde están las claves del éxito, qué funciona y qué no funciona para los jóvenes, etcétera.

 

newelgg.gif

Fruto de ese aprendizaje nacen otras redes sociales que, ahora sí, enarbolan las funcionalidades educativas como bandera insignia del buque. Me refiero a Elgg, una plataforma de código abierto que está orientada al trabajo en grupo y que ha sido desarrollada por la Universidad de Brighton. La idea es ofrecer al estudiante una serie de herramientas para favorecer la discusión y el trabajo en grupo: además del típico perfil, los usuarios de Elgg pueden publicar un blog, compartir imágenes, crear listas de amigos y crear/gestionar comunidades de discusión en línea. En definitiva, Elgg representa uno de esos entornos personales de aprendizaje que combina varias tecnologías de gran utilidad para que el estudiante documente, consuma o comunique lo aprendido en sus disciplinas.

 

explodelogo-small.gif

La idea se está expandiendo con bastante éxito, y para evitar que Elgg vea salpicadas sus intenciones educativas con tentadores usos ociosos de la herramienta, sus responsables que acaban de lanzar al mercado Explode, un subproducto de Elgg que está orientado a las necesidades de ocio y entretenimiento de los usuarios.

 

logo_facebook-rgb-7inch-785733.jpg

Si cruzamos el charco, el nombre de referencia absoluto a la hora de hablar de comunidades virtuales de estudiantes universitarios es, desde 2004, Facebook. Claro, que antes de hablar de este tipo de redes en EE.UU. es necesario hacer un gran paréntesis para explicar cómo el sentimiento de pertenencia a una comunidad universitaria está históricamente más desarrollado en un país con un número de universidades (en proporción) mucho mayor al de cualquier país europeo.

Partiendo de ese hecho, el éxito de una comunidad como Facebook es mucho más fácil de explicar (y de conseguir) que el de cualquier equivalente en Europa. Así, Facebook cuenta con más de 18 millones de usuarios y alguna de sus funcionalidades (el servicio de almacenaje de fotografías, por ejemplo) supera a sitios específicamente construidos para tal fin (a Flickr, por ejemplo).

 

logo_07.gif

Volviendo de nuevo al caso que nos queda más cerca, y centrándolo en nuestro páis, hemos encontrado un serio representante del modelo de Facebook en España. Se trata de Unilocus, una nueva comunidad virtual que, siguiendo el modelo norteamericano y con sólo unos meses de vida, sigue un buen camino hacia el éxito. De momento cuenta con alianzas con once universidades y sigue en su propósito de establecer acuerdos con todos los centros universitarios de nuestro país. Habrá que echarle un ojo de cerca para ver qué tal evoluciona.

Hasta aquí la descripción de servicios de comunidades virtuales para estudiantes universitarios. El uso o no de los mismos depende de cada profesional. Y es que, nunca mejor dicho, cada maestrillo tiene su librillo.

RSS
Follow by Email
Facebook
YouTube
LinkedIn

Un comentario en “Comunidades virtuales para estudiantes

  1. pienso que las comunidades virtuales nos aportan,lo que nosotros estamos buscando , es igual que en la vida real, tenemos que saber donde ir y que buscar. nos sirve en el area de la tecnologia de negocios por internet ,como llegar a ganar dinero con exito atraves del pc y las redes sociales
    atte Alex

Deja un comentario