Twitter: ¿qué está pasando?

Para unos, el lanzamiento de esta nueva aplicación es la máxima expresión de la web social. Para otros es el colmo del ridículo. El caso es que Twitter no está pasando inadvertido para nadie. Se trata de una idea bastante sencilla, consiste en una pequeña aplicación que pemirte lanzar al mundo (digital, así en frío) imputs en tiempo real de lo que estamos haciendo, pensando o sintiendo en un momento determinado. El resultado es una enorme lista de mensajes de muy diversa procedecia que entretiene a poco que tengamos un mínimo espíritu voyeur pero que nos resultará tremendamente aburrido si nos importa más bien poco lo que esté haciendo el resto del mundo en estos momentos.

Eso sí, se han escrito rios de tinta (o lanzado mares de unos y ceros, según se mire) sobre el asunto. Y es que Twitter representa un modelo de comunicación interpersonal a tiempo real muy propio de la web 2.0, social, o llámese como quiera. De todas las opiniones vertidas al respecto, hay quien dice que tener una inmediata sensación de proximidad, de saber a qué hacen y donde están tus amigos es la mar de agradable (Enrique Dans). También hay quien asegura que el éxito de la propuesta reside en su capacidad de lanzar mensajes muy breves (Steven Levy), algo que está muy en sintonía con el consumo de cultura en forma de aperitivos del que hablaban en Wired el mes pasado.

 

twitterivision.gif

Ya se ha lanzado algún que otro mash up (mezclas de dos o más herramientas para formar una nueva) de la aplicación, y eso que sólo lleva un par de semanas funcionando. Por ejemplo Twittervision, que combina Twitter y Google Maps para localizar geográficamente los mensajes enviados a través del primero.

Personalmente, soy más afín a los proyectos románticos de Jonathan Harris, quien a través de un ingenioso sistema de visualización de datos es capaz de proyectar un mapa conceptual de los sentimientos de la blogosfera en un lugar o momento determinados con su We Feel Fine. En cualquier caso, el debate está servido: ¿es Twitter una gran revolución o el gran timo de la web 2.0?

RSS
Follow by Email
Facebook
YouTube
LinkedIn

Deja un comentario