El futuro del libro

Esta mañana ha tenido en la sede principal de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) en Barcelona un interesante debate que, promovido conjuntamente por dicha universidad y el gigante norteamericano Google y bajo el epígrafe El futuro del libro, pretendía analizar el papel de las editoriales y bibliotecas en el nuevo paradigma digital. De la charla se derivan algunas ideas de gran interés, así que trataremos de ordenarlas un poquito:

ipenalopez.jpg

De izquierda a derecha: Lluis Miró, Pablo Lara, Santiago de la Mora, Pete Shemilt, Ricardo Acebes. Fotografía de Ismael Peña López.

En representación del servicio de Publicaciones de la Universidad de Valencia ha participado Lluis Miró, que ha realizado un análisis de la situación del mundo editorial universitario, abogando por un incremento en la publicación de títulos propios (más allá de las traducciones de otros idiomas), al tiempo que destacaba el más importante reto a superar por parte del negocio editorial académico: la necesidad de gestionar y proporcionar un acceso rápido a la cantidad cada vez más ingente de información disponible, algo que no puede satisfacer la edición tradicional en papel. Además, Miró ha destacado la importancia del uso de herramientas como Google Book Search (GBS).

Ricardo Acebes, representante de la Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid (BUCM), ha explicado por su parte cómo la institución a la que representa organiza desde hace más de doce años sus tres colecciones digitales. En una de ellas, la colección Dioscórides, pueden consultarse más de 2.600 libros y 40.000 grabados de los siglos XVII y XVIII. En el Archivo Institucional almacenan más de 4.000 tesis, 188 artículos, 99 capítulos de libros, 51 ponencias de congresos y 21 libros. Finalmente, en el Portal de publicaciones de esta universidad se almacenan más de 22.000 artículos, recopilados a lo largo de más de 60 años.

Con las cifras anteriores, Acebes ha querido destacar la importancia de la colección digital en la medida en que sirve como una herramienta para la reducción de barreras de publicación para profesores e investigadores, de modo que puedan aportar sus trabajos a la colección manteniendo todos los derechos de propiedad intelectual (además de los morales). También ha destacado el incremento del impacto de la investigación de la UCM que supone en estudiantes y otras universidades y la posibilidad que ofrece de conservación de las obras a largo plazo.

Ante la pregunta que todos nos hacemos al hablar de estos temas (esto es, ¿cuál es el futuro del libro?), Ricardo Acebes ha querido hacer un llamamiento a la búsqueda de un contexto de debate más abierto que el propuesto hasta ahora. Según Acebes hay que pasar de hablar del contexto editorial al contexto social y cultural. O lo que es lo mismo, hay que pensar de un modo más global, analizando las causas, por ejemplo, de la escasa lectura que se lleva a cabo en España.

Lea el resto de la entrada

Por otro lado, Paul Shemilt (representante de la editorial de la University of Cambridge) ha aportado una de las claves que mayor luz arrojan sobre el futuro el libro tal y como lo conocemos: la distribución de los libros siguiendo las leyes de la Larga Cola, que como quizá ya saben fueron planteadas por Chris Anderson, editor de la revista Wired. Según Shemilt, la clave del negocio editorial pasa por asimilar el hecho de que el mercado está sufriendo profundos cambios. La aparición de tecnologías de publicación y búsqueda de títulos al alcance de todo el mundo ha convertido al mundo editorial en la suma de nichos de mercado que siguen una distribución estadística de larga cola, esto es, en la que cualquier título, por especializado que sea, tiene potencial comercial.

Según la visión de la University of Cambridge, el negocio editorial especializado está viviendo un gran momento comercial, en la medida en que herramientas como Google Book Search permiten al consumidor encontrar exactamente lo que busca y hacerse con esos títulos de una forma efectiva y barata.

También ha intervenido en el debate Pablo Lara, profesor de la Universitat Oberta de Catalunya, que ha destacado algunas de las ventajas del aumento de tecnologías de digitalización y producción de contenidos. Según Lara, inicativas como el Proyecto Internet en el Aula, responsabilidad conjunta del Ministerio de Educación y Ciencia y la empresa pública Red.es que cuenta con 450 millones de euros de presupuesto, deben valorarse de forma positiva, en la medida en que aportan innovaciones de gran valor como LOM-ES, un estándar de clasificación de obras que obliga a todas las publicaciones que se almacenen de forma digital a estar encabezadas con metadatos.

Lara ha presentado además el proyecto MyWay, un esfuerzo por desarrollar una aplicación abierta que, basándose en la tecnología XML, permitirá a los profesores elaborar contenidos educativos en distintos formatos. En este sentido, Lara ha mostrado al público algunos dispositivos/soportes que posibilitan la educación para todo tipo de alumno, eliminando las barreras que habitualmente generan las posibles discapacidades que éste pueda tener.

El último participante del debate, antes de pasar al turno de preguntas y apreciaciones del público, ha sido Santiago de la Mora, uno de los máximos responsales del proyecto Google Book Search. De la Mora ha presentado el proyecto para el que trabaja, una herramienta de gran utilidad que ya cuenta con alianzas con miles de editoriales y bibliotecas de todo tipo. La tecnología de reconocimiento óptico de caracteres que utiliza GBS, tremendamente avanzada y, al tiempo, celosamente protegida por Google, permite la digitalización de obras a un ritmo vertiginoso.

Santiago de la Mora ha destacado la oportunidad de democratización del acceso a la información que supone GBS, en la medida en que permite vender ejemplares tanto a las grandes como a las pequeñas editoriales (los resultados se muestran ordenados por el interés del usuario, no por el de las editoriales). Evidentemente, el servicio GBS cuenta con las limitaciones necesarias para proteger los intereses del negocio editorial.

Expuesto todo lo anterior, que no es más que una colección de apuntes de las presentaciones de los distintos representantes del negocio editorial y bibliotecario, conviene destacar que el verdadero debate se ha producido a la hora de abrir el micrófono a la participación del público. Quizá lo más interesante de lo sucedido en ese momento, reflejado en las aportaciones de los distintos asistentes, podría resumirse del siguiente modo:

El mundo editorial ha sido tradicionalmente el abanderado de la transmisión de la cultura en el mundo, pero desde la aparición de canales de comunicación más democráticos gracias al uso de las TIC, las editoriales ya no son tan románticas en este punto, sino que son un negocio que, como el musical y el audiovisual, atraviesa por una tremenda crisis en la que el usuario de a pieprosumidor) amenaza con acabar con el monopolio empresarial. Se demanda, por tanto, al mundo editorial, que no esgrima la transmisión de la cultura como un argumento de venta y que, en cambio, se esfuerce en adaptar su modelo de negocio a una época tremendamente cambiante, dinámica, donde las fronteras entre unos y otros roles están cada vez más difusas, en favor de cierta diversificación cultural.

RSS
Follow by Email
Facebook
YouTube
LinkedIn

Deja un comentario