De vueltas con la web 2.0

Aprovechando que mi compañero Alfredo Charques ha estado escribiendo sobre la web 2.0 en los últimos días, considero apropiado comenzar mi participación en este blog ampliando algunos conceptos sobre el tema.

Creo fundamental ahondar en el asunto de la web 2.0 porque de su carácter (abierto, social, dispuesto a la colaboración) se derivan una serie de aplicaciones que son de enorme utilidad en la educación de las personas (sin especificar nivel de educación, sirven para todo el mudno). Lo mejor será dejar que hablen los chicos de O’Reilly & Associates, la agencia a la que se le atribuye la invención del término web 2.0. Sin más preámbulos:

Web 2.0

El estallido de la burbuja tecnológica en el otoño de 2001 marcó un momento crucial para la web. Mucha gente concluyó que la expectación sobre la web era exagerada, cuando de hecho las burbujas y las consiguientes crisis económicas parecen ser una característica común de todas las revoluciones tecnológicas. Las crisis económicas marcan típicamente el punto en el cual una tecnología en ascenso está lista para ocupar su lugar en el escenario económico. Se descarta a los impostores, las historias de éxito verdaderas muestran su fortaleza, y comienza a comprenderse qué separa a los unos de los otros.

El concepto de ‘Web 2.0’ comenzó con una sesión de ‘brainstorming’ realizada entre O’Reilly y MediaLive International. Dale Dougherty, pionero de la web y vicepresidente de O’Reilly, observaron que lejos de ‘estrellarse’, la web era más importante que nunca, con apasionantes nuevas aplicaciones y con sitios web apareciendo con sorprendente regularidad. Lo que es más, las compañías que habían sobrevivido al desastre parecían tener algunas cosas en común. ¿Podría ser que el derrumbamiento de las punto-com supusiera algún tipo de giro crucial para la web, de tal forma que una llamada a la acción tal como ‘Web 2.0’ pudiera tener sentido? Estuvimos de acuerdo en que lo hizo, y así nació la conferencia de la Web 2.0.

Tras año y medio, el término ‘Web 2.0’ ha arraigado claramente, con más de 9,5 millones de menciones en Google. Pero todavía existe un enorme de desacuerdo sobre qué significa Web 2.0, existiendo algunas críticas que afirman que se trata simplemente de una palabra de moda, fruto del marketing, y sin sentido, en tanto que otros la aceptan como un nuevo paradigma.

Hasta aquí la parte inicial de esta suerte de manifiesto 2.0. Debo reconocer que he obtenido la definición del web site de Telefónica, que en realidad es mucho más extensa (pueden consultar el resto aquí) y que es una traducción literal del texto original de Tim O’Reilly, que se hizo público en 2005.

La explicación anterior describe perfectamente el contexto en el que nace y se desarolla la web 2.0, pero nunca está de más contar con todos los apoyos posibles. Vaya por delante que el formato vídeo, que siempre ha sido un gran aliado a la hora de explicar conceptos, es quizá poco apropiado cuando se trata de web 2.0, en la medida en que acapara la atención del usuario de una forma casi déspota y no da ningún lugar a la interactividad. Aun así somos fruto de la cultura audiovisual, de modo que la inclusión de un par de vídeos (el que posteó mi compañero hace unos días y el que viene a continuación) siempre será una ayuda.

Puede que alguno de ustedes siga teniendo dudas al respecto. Entonces, ¿qués web 2.0 y qué no es web 2.0? Quizá un ejemplo práctico pueda arrojar luz al asunto. Reconozco que todo lo relacionado con la Red tiene un importante componente etéreo y requiere un esfuerzo por parte del usuario a la hora de entender los conceptos clave, así que volvamos a los métodos tradicionales. Cojamos papel y lápiz y hagamos un esquema:

Esquema comparativo

Esta comparación es práctica, nos permite ver qué carácter tenían antes las aplicaciones de Internet y qué carácter tienen ahora. La clave se puede resumir en una sola frase. ¿La adivinan? Exacto: la web 2.0 es lo más parecido a un ser con vida propia que nunca se ha visto en la historia de Internet. Es ágil, participativa, dinámica, cambiante, social, útil e inteligente (en la medida de lo posible, no me malentiendan).

Una vez establecidos todos los prefacios teóricos necesarios, lo más apropiado es pasar a listar una buena serie de recursos relacionados con la web 2.0. De todas formas, no es cuestión de saturar con información al usuario. Así que antes de pasar a la dichosa lista, en parte por aquello de generar expectación y en parte por darles a ustedes un poco de tiempo para asimilar (y completar) todo lo anterior, dejaremos el segundo capítulo sobre web 2.0 para mañana.

Mientras tanto, y teniendo en cuenta lo que hemos aprendido hoy sobre lo colaborativo de la web 2.0, espero que se animen ustedes a participar, completar, criticar o discutir todo lo anterior.

Estaré esperándoles.

Actualización del 12/03/07:

Ha tardado un poquito en aparecer, pero como era de esperar el vídeo explicativo The Machine Is Us ha sido subtitulado en castellano. Vía Anibal de la Torre.

RSS
Follow by Email
Facebook
YouTube
LinkedIn

Deja un comentario