Web 2.0, no tengo tiempo, gracias

Estoy escuchando What’s the story (morning glory) de los Oasis mientras escribo este post y me parece estar viviendo un anacronismo.

Soy plenamente consciente de que, en 1995, año de publicación del álbum, Internet ya era una realidad y no una promesa ni una novedad, pero es que mi primer contacto con la red se produjo allá por el año 1998; así que, cuando trataba de sacar los acordes de guitarra de Wonderwall, no tenía ni la más mínima idea de que me los podía bajar de una página de Internet.

Y, en el mundo de la web 2.0, me pregunto, ¿ha cambiado tanto Internet desde 1998?

Muchos dicen que el cambio no es tan radical, que lo único que consiguen las nuevas herramientas de la web 2.0 es dotar de más instrumentos para el intercambio y la colaboración a las redes de internautas ya existentes, lo cual les permite interelacionarse de forma más intensa, cuantitativa y cualitativamente.

Así, se han ampliado las herramientas disponibles, han aumentado las posibilidades de ser escuchado, leído y criticado, pero también de leer, criticar y escuchar, eso es cierto, pero ¿no formaba ya eso parte de la Internet que yo conocí?

RSS
Follow by Email
Facebook
YouTube
LinkedIn

8 comentarios en “Web 2.0, no tengo tiempo, gracias

  1. Errrr, no exactamente.

    En 1998,

    P: ¿cuánto hubieses tardado en escribir este mensaje?
    R: un montón. Editar el HTML a pelo, probarlo en un navegador, abrir un FTP, subirlo. Damos por descontado, claro, que sabías HTML, usar un FTP, haber dado de alta un servicio de hosting con las dificultades de entonces y alguna cosa que se me escapa.

    P: ¿cuánto hubiese yo tardado en saber que lo habías escrito?
    R: probablemente infinito, es decir, no lo habría sabido nunca. (ahora he tardado minutos a través de mi suscripción RSS). En el mejor de los casos, me hubiese enterado al cabo de unos días/semanas, visitando forzosamente la web. Y a lo mejor tampoco lo habría encontrado, enterrado bajo entradas posteriores.

    P: ¿hubiese podido escribir este comentario?
    R: casi con toda seguridad, un no rotundo. A lo sumo, hubiese podido mandar un mensaje al autor. Como esta página no tiene ningún apartado

  2. ¿Cuanto ha cambiado?
    Ahora miles de personas tienen acceso a la red. Y con la web 2.0 todo se hace más fácil. más sencillo. Si ha habido un gran cambio

  3. Ismael, no soy quien para enmendar la plana a nadie, pero no es cierto que no pudieras publicar nada en Internet de manera sencilla. Siempre han existido los foros, por ejemplo. Al margen de eso, me parecía que era una reflexión interesante.

    La reflexión -y no mi reflexión, sino la opinión de algunos todólogos de la web- gira alrededor de la idea siguiente: el elemento fundamental que ha originado el cambio no es la propia web, ni la actitud de los usuarios de Internet, sino las herramientas a su disposición. Frente a las búsquedas de noticias, los RSS -por ejemplo-, frente a los foros, los blogs. Así, este punto de vista defiende que el canal de expresión es el mismo: Internet; los usuarios son los mismos; los intereses de los usuarios son los mismos: la creación de redes, el intercambio de información, la construcción de relaciones de todo tipo, etc.; la finalidad de la Red, en el fondo, también es la misma.

    La novedad son las herramientas y la explosión de las posibilidades que dichas herramientas ofrece.

  4. Alfredo, estoy totalmente de acuerdo con lo que expones en los dos últimos párrafos de tu comentario. Bajo esa luz, releo la entrada original y la comparto. Sin embargo, sin esa aclaración, no lo tenía tan claro.

    Por supuesto Internet es la misma, y el espíritu es el mismo. La diferencia a mi entender entre la 1.0 y la 2.0 es que en esta última se han podido hacer cosas que antes, aunque hubiera la intención, el espíritu o la ganas, no se podía, o era altamente dificultoso. La creación colectiva o la integración de formatos y en distintas plataformas en 1998 era prácticamente imposible por lo complejo de las herramientas.

    Y sí, la novedad son las herramientas, pero también el \

  5. Estoy de acuerdo con Ismael en que el avance de las herramientas en internet nos va alejando un poco de la comprensión del funcionamiento intrínseco de las mismas. Esto no es algo característico de internet sino de la informática en general; con el sistema operativo MS-DOS y los lenguajes de programación de bajo nivel se podía conocer o intuir, dependiendo del grado de conocimiento del usuario, cómo se ejecutaban las instrucciones y cómo funcionaba la máquina. Cada vez el grado de abstracción del microprocesador del ordenador es mayor para hacer las interfaces más amigables y sencillas al usuario final. Está claro que es una ventaja porque permite que mucha más gente pueda acceder, pero el problema está en que son muy pocos los que realmente saben lo qué están haciendo.

  6. Enriqueta, gracias por tu comentario.

    Entonces, ¿crees que llegará un punto en que nos sentaremos ante el ordenador como si de una caja tonta se tratara, igual que hacemos cuando nos sentamos ante la televisión -el televisor-?

  7. Un ejemplo claro de la facilidad en la comunicación que nos ofrecen las herramientas disponibles en internet es la capacidad de convocar. La información a través de la red fluye a una velocidad asombrosa y alcanza a un elevado número de personas en un tiempo récord; Internet se convierte por tanto, en un medio ideal para lanzar una convocatoria.

    Tras la propuesta del apagón del pasado jueves contra el cambio climático difundida en su mayor parte por internet, ahora nos convocan a no usar el móvil durante el próximo día 6 como protesta a la subida de tarifas de móviles anunciada ya por telefónica.

    Gracias a las herramientas disponibles en la red, estas loables iniciativas, aunque realmente tengan más valor simbólico que práctico, se esparcen con facilidad, se logra que se hable del tema y se ve cuánta gente está concienciada sobre el problema, aunque lamentablemente, no se consiga mover las conciencias de los que tienen el poder decisión.

  8. Gracias Enriqueta.

    Es cierto, la Red es un gran medio para realizar convocatorias. El mensaje se esparce exponencialmente, un usuario lo comunica a dos y estos dos a dos más, y así sucesivamente. De esta forma, el mensaje llega a muchos más usuarios sin grandes costes.

    El apagón del jueves o la huelga de usuarios de móviles convocada para mañana como protesta a la subida de tarifas llevada a cabo por las principales operadoras -Movistar, Vodafone y Orange- como respuesta a la prohibición de tarificar por minutos completos, son buenos ejemplos.

    Es cierto que el éxito de las convocatorias es, en general, modesto, pero lo cierto es que la plataforma, Internet, es la mejor posible.

Deja un comentario