Problemas para la integración de las TIC en la educación no universitaria

Señalaré sólo tres argumentos que, a mi modo de ver, son cruciales tanto para la integración de las TIC como para, en un marco más amplio, la adecuación del sistema a la sociedad del conocimiento.

El primer problema es el sistema tradicional de organización y de fragmentación y dilución de responsabilidades del sistema educativo. Nadie es responsable del fracaso escolar en términos globales ni del hecho concreto de que el alumno X en algún momento de su escolarización “se pierda” a efectos de aprendizaje y participación, sin que se hayan hecho esfuerzos denodados para evitarlo. Estirando el hilo en el tema de las responsabilidades y de liderazgo necesario para ejercerlas, podríamos llegar, en el caso español, al agravante de un sistema de dirección escolar obsoleto (al menos en lo que concierne a la enseñanza pública), que carece de poder de intervención sobre la realidad pedagógica y mucho menos aún de transformación de los procesos y de la organización.

En segundo lugar, está la esencia misma de lo que se propone al alumno y de cómo se le propone. Al estudiante se le impone un currículum sobrecargado, estático y academizante, orientado hacia el pasado, y se le evalúa en función de su capacidad de repetición en lugar de hacerlo mediante la creatividad y la aplicación del conocimiento. Esto hace de por sí bastante díficil la integración de las TIC. Pero además del qué hay el cómo: el currículo, además de ser impuesto, se aplica de una manera despersonalizada, sin que se atiendan en general las necesidades y características individuales, en la escuela y más allá de ésta, llegando a la familia y a la comunidad. El alumno frecuentemente no dispone de un apoyo coordinado que le permita tener éxito en su trabajo, independientemente de su talento y de su entorno, y además no puede tener una voz real acerca de su actividad escolar. Y si el alumno no tiene nada que decir porque todo está decidido, poca motivación cabe esperar. Los estudios a lo sumo se siguen, por parte de una mayoría, con resignación, como una imposición inevitable e incluso irritante.

Y en tercer lugar señalemos el papel limitante (y pienso que frustrante) de una arquitectura y de un equipamiento, de un mobiliario, de unos “acabados”, que en nada invitan a la iniciativa, a la colaboración, a la creatividad y al bienestar, al poder estar satisfecho haciendo lo que se hace y encontrando sentido en ello (lo que a su vez constituiría la mejor forma de disciplina). La arquitectura escolar concebida a base de aulas aisladas y aislantes está estrechamente ligada con la organización del mundo escolar concebida en base la impartición de lecciones, una tras otra, de manera incesante. Incluso cuando en el marco del diseño actual de las aulas un alumno o un grupo hacen algo que les interesa, el timbre escolar corta de raíz su proceso de trabajo, impactando en sus aspiraciones y en su motivación.

Si en el mundo económico y social las TIC obligan a replantear las organizaciones, los procesos, los perfiles profesionales, e incluso el propio concepto de valor, amén de otras muchas cosas, ¿es razonable pretender integrar las TIC sin que haya cambios fundamentales en la organización de la educación?

RSS
Follow by Email
Facebook
YouTube
LinkedIn

2 comentarios en “Problemas para la integración de las TIC en la educación no universitaria

  1. Una eficiente apropiación y gestión de las TIC, a la luz de la nueva visión de los procesos de aprendizaje, requiere un enfoque integrado que contribuya a orientar las políticas educativas, la organización de la institución, los recursos materiales y los actores involucrados. Instituto Tecnológico  
    Este es el marco de preocupaciones que justifican el presente trabajo, donde se discuten ideas y se hacen propuestas relacionadas con la gestión de las TIC en el ámbito educativo, haciendo especial referencia a los problemas relacionados con su integración en el modelo pedagógico y a sus implicaciones en la formación del profesorado.

Deja un comentario