¿Educar con las TIC’s o para las TIC’s?

Uno de los argumentos más utilizados para promover con fuerza la introducción de las TIC en la educación escolar sostiene que la escuela debe proporcionar a sus alumnos conocimientos y habilidades en el manejo instrumental de dichas tecnologías, ya que en un futuro el mercado laboral exigirá estos requisitos de forma generalizada. Desde este punto de vista, lo que importa fundamentalmente es que los alumnos estén familiarizados con las TIC, puedan utilizar sus programas con facilidad y dispongan de un conjunto de habilidades para buscar, procesar y transmitir información digitalizada y para trabajar y comunicarse a través de la Red.

Otro argumento igualmente utilizado, en cambio, pone el acento en la capacidad de las TIC para transformar las formas a través de las cuales se enseña y se aprende en los entornos educativos formales. En este caso, lo relevante se sitúa en la innovación, en  la capacidad de las TIC para transformar y mejorar los procesos educativos en un horizonte de formación a lo largo de la vida.

A menudo nos encontramos que resulta difícil abordar, en la práctica, con la misma intensidad i al mismo ritmo estos dos tipos de objetivos. Quizá por eso sea interesante confrontarlos.

¿Cual de los dos argumentos presentados os parece más interesante?

¿Teniendo en cuenta la situación actual de la educación escolar y el grado de presencia de las TIC en los hogares y los entornos de ocio de niños y jóvenes, en cual de estos dos grandes objetivos se debería focalizar de forma prioritaria el sistema educativo?

RSS
Follow by Email
Facebook
YouTube
LinkedIn

6 comentarios en “¿Educar con las TIC’s o para las TIC’s?

  1. Planteado así, la disyuntiva se parece a la del software libre vs el propietario, respecto de la educación. Me parece que hay que hacer el esfuerzo de salirse del cuadrado y pensar fuera de él. Según la visión que tengo, la crisis educativa no es instrumental sino de sentido. O mejor dicho: primero es de sentido y subsidiariamente, es instrumental. Si las TICs ayudan a formar competencias de lectoescritura en los alumnos, bienvenidas sean. Si las aplicaciones o los desarrollos para lograr esto, se hacen mejor con Software libre, o propietario, bienvenido sea el que se ajuste mejor. Pero me parece que es importante no perder de vista de qué proyecto educativo estamos hablando: educar para el mercado o educar ciudadanos.
    Saludos desde Traslasierra, en el Oeste cordobés argentino.
    danielk

  2. No se trata de que lo vayan a usar en el currele; se trata de que estamos comprometidos políticamente desde no se sabe muy bien cuándo a construir una sociedad de la información, sustentada por esas infotecnologías … luego el alcance sobrepasa con creces esa afirmación de partida.

    En cuanto a la dicotomía que se plantea, hay que considerar lo paradójico de la situación: las tecnologías causantes de los cambios enormemente disruptivos que estamos tratando son, a la vez, la mejor herramienta para gestionar esos cambios …

  3. Las ya no tan nuevas tecnologías no sólo sirven para los ya no tan nuevos trabajos o las aún verdes nueva formas de enseñar y aprender, sino que tienen un componente comunicativo y de transformación social que no se deben perder de vista. Si nos centramos en cualquiera de esos dos modelos pero nos olvidamos de la vertiente comunicativa se podrían “crear” ciudadanos perfectamente hábiles en el manejo informático pero sin la capacidad necesaria para crear redes alrededor de sí mismos y de su actividad que les ayudasen a crecer. Y si nos olvidamos de reseñar las capacidades transformadoras de todos los nuevos elementos culturales que están creciendo en torno a las nuevas tecnologías, sólo estaremos creando ciudadanos tecnológicos que habrán trasvasado el mundo actual, con sus miserias, a lo virtual, sin poder aprovechar la novedad para seguir renovando la sociedad.

  4. Formar en las TIC és proponer, ofrecer, una herramienta más, con sus características, para que la persona pueda desarrollar sus capacidades i abrir su mente a nuevas formas i estructuras de contenidos. El mundo laboral no es la finalidad de la educación, i si una persona tiene bien estructurada su cabeza y con capacidad de flexibilizarse y adaptarse a nuevas formas i estructuras, probablemente se adapte también al mundo laboral. Pero en todo caso, lo primero es la perona, y no la objetualización de esta como mano de obra qualificada.

  5. Considero que en la actualidad, la llegada de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), amplían el abanico de posibilidades tanto en el proceso de enseñanza – aprendizaje como en la preparación para los nuevos retos que exige el mercado laboral en esta sociedad de la información.

    Por otra parte, la entrada de las TIC a la educación presencial y la necesidad de incorporarlas dentro y fuera del aula de clase, exige a cada uno de nosotros capacitarnos en el manejo de herramientas informáticas y comunicativas a través de la Web y, más que eso, aplicarlas adecuadamente en el proceso de formación.

Deja un comentario