Eformación y formación en la empresa

La Fundación France Telecom publica anualmente un informe titulado eEspaña en el que se analiza la penetración, uso y desarrollo de las TIC en nuestro país. En el apartado eFormación, se recoge un epígrafe relativo al uso que las empresas españolas realizan de las TIC como herramienta de formación.

A destacar: mientras el 95% de las empresas considera que la formación online en el ámbito de la empresa es un modelo de futuro, sólo el 40% cree que el nivel de calidad de ésta es igual o superior a la formación presencial; asimismo, la mayor parte de las empresas españolas cree que se trata de un modelo capaz de complementar pero no substituir a la formación presencial. En 2005, el 54% de las empresas de más de 250% empleados utilizaron aplicaciones de eformación para sus empleados, mientras que sólo el 27% de las empresas de entre 10 y 49 empleados, utilizaron estas aplicaciones. ¿Estamos, pues, ante un modelo únicamente aplicable a grandes empresas, pero no extrapolable a las PYMES?

Si tenemos en cuenta que, en nuestro país, en 2003, el 50,5% de los empleados trabajaban en microempresas (Fuente: Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, Dirección General de Política de la PYME), ¿cuáles son las perspetivas de futuro de la eformación en nuestro país?

RSS
Follow by Email
Facebook
YouTube
LinkedIn

2 comentarios en “Eformación y formación en la empresa

  1. Hablaré de las PYMES aquí y no en el apartado de universidades corporativas.

    Mi experiencia, y la de mucha gente, es que las PYMES son muy heterógeneas. Las hay que están en la llamada “nueva economía”, compuestas por “trabajadores del conocimiento”, y allí la formación y el e-learning no son un problema. El problema lo tienen muchas PYMES industriales y pequeñas empresas de servicios. Diferentes estudios revelan algo que a mi juicio es muy interesante, y es que cuando se les pregunta, las PYMES dicen que no tienen problemas de formación. Pero sí dicen que tienen problemas, a secas. Lo que ocurre es que, dada su experiencia de la formación, no hacen ninguna relación causa-efecto entre el hecho de formar a su gente y resolver sus problemas. Menos aun con el e-learning.

    Por otra parte, aunque la formación estuviese bien hecha y ayudara efectivamente a resolver los problemas que tienen las PYMES, quedaría el tema de los costes. Lo que es asumible para una gran empresa no lo es para una PYME, por cuestiones de economías de escala.

    Conclusión: en mi modesta opinión, para avanzar en la oferta de e-learning para PYMES es necesario primero atender realmente a la demanda, y segundo vender esa oferta a través de organizaciones sectoriales, cámaras de comercio, etc.

  2. En primer lugar, disculpa tanto retraso en la respuesta. Creo que tienes razón. Las PYME no tienen suficiente capacidad económica para atender a las necesidades de formación de sus trabajadores. Sin embarog, creo que, más bien lo que ocurre es que, con frecuencia, no las consideran como primordiales. Esto, a la larga, puede generarles problemas de competitividad como efectivamente ocurre.

    Aún así, creo que no sólo es importante el papel de los gremios y las cámaras de comercio, sino también el de la propia administración pública, animando y fomentando programas de formación para PYME.

Deja un comentario