Innovación Tecnológica y Formación en la empresa

La introducción de las TIC ha descubierto nuevas formas para aumentar la agilidad, flexibilidad e inmediatez de la formación en el ámbito de la empresa. Así, la formación se ha convertido en un elemento clave en muchas grandes empresas que encargan programas específicos para sus empleados y que tienen las TIC como elemento central.

¿Cuáles son los efectos positivos de la introducción de las TIC en la formación empresarial? ¿Han conseguido las TIC superar los problemas derivados de la formación presencial en la empresa? ¿Son las TIC el medio para conseguir la introducción y el éxito definitivo del Long Life Leaning en la empresa? ¿De qué manera debería asegurarse la efectiva realización de la formación y qué instrumentos de evaluación son necesarios? ¿Existe una verdadera transposición de la formación en el ámbito empresarial y la adjudicación de cargas y tareas en la organización? ¿Cuál es el medio para conseguir la evaluación de la calidad en la formación a través de las TIC en el ámbito de la empresa? ¿Es el Long Life Learning sólo un fenómeno aplicable a grandes empresas y administraciones públicas? ¿Cuál es el nivel de implicación de las PYMES en este sentido?

RSS
Follow by Email
Facebook
YouTube
LinkedIn

Un comentario en “Innovación Tecnológica y Formación en la empresa

  1. En general, las TIC no han conseguido superar los problemas derivados de la formación presencial en la empresa, entendiendo que el principal de esos problemas es la brecha entre “saber” y “hacer”, es decir la brecha que hay entre lo que te enseñan en los cursos y lo que haces todos los días en el trabajo. Cuando la formación se hace bien desde el punto de vista pedagógico, es decir cuando la pedagogía empleada contribuye a cerrar la brecha entre “saber” y “hacer”, las TIC tienen efectos positivos. De otro modo no hacen más que amplificar las insuficiencias de la formación corporativa presencial.

    Por otra parte, uno de los efectos más positivos de las TIC en la formación es aumentar la REACTIVIDAD del sistema de formación. Generalmente los departamentos de RRHH hacen planes de formación. Pero el problema de éstos es que justamente son “planes”, es decir son rígidos y hacen que la formación llegue o muy temprano, o bien demasiado tarde para las necesidades del trabajador. El típico pedido que enfrenta RRHH es: “Necesito formar a 5 personas en tal cosa para un proyecto que comienza la próxima semana. ¿Me podéis montar un curso presencial?” Obviamente no se puede solamente para 5 personas, y además no está en el Plan. Pero, si existe una oferta suficientemente modular de e-learning, el pedido podría ser atendido. Y en ese sentido pueden contribuir al aprendizaje a lo largo de toda la vida. El cual aprendizaje no se dará en una sola empresa, por supuesto.

Deja un comentario